Nuestras creencias esenciales están en el centro mismo de lo que somos, lo que creemos sobre nosotros mismos, lo que pensamos de los demás y cómo nos sentimos acerca de la vida en su conjunto. Determinan cómo de conectados nos sentimos con otras personas, lo felices que nos sentimos con nosotros mismos e incluso el éxito que tengamos a la hora de autorrealizar nuestros sueños y metas más profundas.

BANNER-DE-CREENCIAS

No hay duda de que descubrir cuáles son tus creencias fundamentales es una parte esencial del camino de la evolución; del proceso de curación del crecimiento interior.  En mi último artículo, escribí sobre el proceso de identificación de tus creencias fundamentales, y en este artículo voy a explorar cómo cambiar esas creencias básicas.

Esta es una parte muy subestimada en el desarrollo personal a través de la vida, pero en mi experiencia, es una de los más esenciales para la sanación verdadera, profunda.

Cómo cambiar tus creencias esenciales que controlan tu forma de pensar y sentir 

Las creencias esenciales son las convicciones fundamentales que tenemos sobre nosotras mismas; que son las verdades absolutas que hemos desarrollado a lo largo de toda nuestra vida, a menudo desde la infancia. Por ejemplo, si tuviéramos un padre emocionalmente inestable cuando éramos niñas, que constantemente nos castigaba y nos llamaba “estúpida”, es probable entonces que podamos desarrollar la creencia fundamental de que somos “estúpidas” o “sin valor.” O si tuviéramos una madre neurótica que constantemente nos advertía de que teníamos que “estar fuera de peligro, a salvo”, eso puede hacer que hayamos desarrollado la creencia de que “no estamos seguras”, creando un sin fin de problemas psicológicos en nuestras vidas. Otros ejemplos de creencias básicas incluyen: “Soy fea”, “Merezco ser castigada”, “No soy digno de ser amada”, “Siempre fracaso”, “Soy una causa perdida”, “Nunca puedo ser feliz” “No soy buena en nada”, “Estoy loca” y así una larga lista. Explico algo más sobre los tipos de creencias esenciales en este artículo. 

Una vez que hayas descubierto tus creencias básicas, el siguiente paso es reemplazarlas. A continuación te voy a mostrar cómo cambiar sus creencias fundamentales de una manera relativamente sencilla. Sin embargo, ten en cuenta que cualquier forma de trabajo interno exige tiempo, energía y persistencia…pero todo eso te será devuelto multiplicado por diez.

1. Identificar las creencias una a una

Es poco útil para acelerar el proceso de sanación intentar resolver a la vez todas las creencias esenciales que hayas identificado. Comienza con la más intensa y persistente creencia primero. A menudo se descubre que hay una creencia principal que parece impregnar un montón lo que piensas, sientes y haces. Coge como objetivo esta primera. Las creencias más pequeñas y menos persistentes (es decir, las que fluctúan con tu estado de ánimo) pueden venir más tarde.

2. ¿Cómo afecta a tu vida?

Con el fin de motivarte de verdad a ti misma para cambiar tu creencia central, debes comprender realmente el impacto que tiene en tu vida cotidiana y tu vida en general. Medita o escribe la respuesta a la siguiente pregunta: “¿Cómo me afecta esta creencia a mi vida?” Por ejemplo, una posible respuesta sería: “Me impide sentir confianza. Me hace estar ansiosa en público. Me hace dudar de mí misma y odiarme.  Esto causa que pierda amistades “, etc.

3. En una escala del 1 al 10, ¿cuánto crees en esa creencia?

A menudo, nuestras creencias esenciales suenan completamente ridículas. Para la mente consciente es fácil reírse de ellas y descartarlas, pero en un nivel inconsciente aún permanecen dentro de nosotras haciendo estragos. Por esta razón es importante para que puedas sentarse y reflexionar sobre cuánto crees realmente en tu creencia. No te olvides de ser auténtica y decir la verdad – ¡esto puede ser difícil! En una escala de 1 (no creo nada en absoluto) a 10 (creo mucho), mide la cantidad de convicción que tienes en tu creencia. Si tu puntuación está por encima de 5 pregúntate:“¿Por qué creo que esta creencia es cierta sobre mí?” Si quieres puedes anotar o reflexionar sobre los recuerdos del pasado o experiencias que sostienen tu creencia.

mujer-leyendo-afrontando-lo-que-se-va-500x446

4. ¿Qué te está impidiendo que la cambies?

Hay muchas razones por las que consciente o inconscientemente no queremos cambiar nuestras viejas creencias. Por lo general, las razones incluyen el miedo al fracaso, miedo al cambio y miedo a  la incertidumbre. Si estamos habituados a pensar y comportarnos de una determinada manera durante toda nuestra vida…  ¿qué sucederá si no lo hacemos más? Y por otra parte, ¿qué ocurrirá si fallo? Antes de intentar cambiar tus creencias esenciales necesitas ser capaz de comprometerte profundamente con el viaje. Al hacerte consciente de lo que te está frenando de cambiar tus creencias vas a poder evitar el autosabotaje.

5. Busca formas de refutar tus creencias esenciales

Ahora que has evaluado cuánto crees en tu creencia, intenta mirar “la foto en panorámica”. Al encontrar maneras de refutar tu creencia, le vas a demostrar a tu mente inconsciente que ya no te ves impulsada por esta profundamente arraigada convicción. Por ejemplo, si tu creencia esencial es “yo no soy querida/deseada” necesitarías buscar deliberadamente formas en las que sí lo fuiste en el pasado. Por ejemplo es posible escribir o reflexionar “Cuando tenía 10 años mis maestros querían que fuera yo la delegada de clase. Cuando tenía 16 años alguien se enamoró de mí. Cuando tenía 19 años mi amigo se enfadó conmigo por no querer ir con él al cine. Cada año mis familiares quieren que vaya a la reunión de Navidad. Mi pareja quiere estar conmigo…” y así sucesivamente

6. Encuentra una creencia esencial alternativa

Después de desechar tus creencias esenciales y demostrando que son defectuosas y poco realistas, ahora es momento de reemplazarlas. Encuentra una creencia alternativa que contradiga a la creencia que crees actualmente. Por ejemplo, si tienes la creencia “Soy fea” podrías reemplazarla con “Soy hermosa de muchas maneras.” O si tu creencia es: “Soy rara”, puedes reemplazarla con “Soy única” Es importante que elijas una creencia esencial en la que de verdad creas. Ten cuidado de sobrarte con tus nuevas creencias (por ejemplo, “Soy rica y famosa”) En su lugar, trata de ser realista y con los pies en la tierra.

dejar-ir-lo-que-se-quiere

7. Explorar cómo tu vida va a cambiar con tu nueva creencia

¿Cómo va a transformar tu vida la nueva creencias que has elegido? ¿Te va a ayudar a ser más alegre, confiada, creativa o próspera? Reflexionar sobre esto o escribe tus pensamientos.

8. Si no cambias tus creencias esenciales, ¿cuál será el resultado?

Ayuda a tener en cuenta las consecuencias naturales de seguir aferrado a una creencia tóxica. Esto no sólo ayuda a motivarte y hacerte mantener el rumbo, sino que también ayudará a reafirmar el verdadero valor de su viaje.

9. Desarrolla un Plan de Acción

Después de identificar, cuestionar y sustituir tu creencia necesitas tener un plan de acción en marcha.

Pregúntate qué vas a hacer en el próximo mes para constantemente seguir anulando tus patrones de pensamiento que están asociados con tu creencia negativa. Por ejemplo, puedes planear que tienes que recordarte a ti misma tres maneras por las que eres digna de ser amada cada vez que tu creencia “no merezco ser amada” aparezca. También es posible llevar un diario para registrar tus avances o reservar un tiempo todos los días en soledad para reflexionar sobre tu progreso. ¡Recuerda que los descuidos son normales! Otra idea puede ser planear tener conversaciones contigo misma, mírate en el espejo cada mañana y repite tu nueva creencia esencial sana sinceramente, o visualizar/ hipnotizarse a un estado sugestionable para preparar tu mente inconsciente para el cambio. Las posibilidades son ilimitadas.

***

55ezr3cbtj0cjjjxhhl0ubvumm07oibd

La sustitución de tus creencias tomará tiempo y esfuerzo, pero las recompensas son infinitas y no tiene precio. Aumento de la autoestima, la creatividad, la productividad, la prosperidad, alegría, plenitud y amor son algunos de los muchos regalos que recibirá a lo largo de este viaje.