La ausencia de autoestima se encuentra en el centro mismo de todas las formas de ansiedad,  depresión, soledad y vacío que sentimos como especie. De hecho, la baja autoestima es un problema que podría considerarse pandémico.

Todo el mundo en algún momento de la vida experimenta problemas por baja autoestima y pobre autoconfianza. En nuestra sociedad se nos enseña a tenerle más importancia a la riqueza material y al éxito por encima de la profundidad emotiva y de la sabiduría, por lo que no es de extrañar que muchos de nosotras nos sintamos internamente débiles e imperfectas.

Si te sientes con falta confianza y respeto a ti misma, no puedo hacer más hincapié en lo importante que es llegar a ser consciente de sí misma mediante los arquetipos internos que hay dentro de ti. Y no sólo eso: sino amar y aceptar completamente como son. Esto permitirá que dejen de tener control sobre ti.

archetype-examples

¿Qué son los arquetipos?

El padre de la psicología analítica, Carl Jung, propuso que todos compartimos una mente inconsciente universal llamada el “inconsciente colectivo”. El inconsciente colectivo es una capa dentro de la mente que posee todo el conocimiento y todas las experiencias espirituales, simbólicas y mitológicas de la existencia. Cuando nacemos, todos heredamos estos antiguos patrones ancestrales. Los arquetipos entonces, son esencialmente los patrones que ayudan a nuestro crecimiento físico, mental y emocional como seres humanos.

Los 7 arquetipos internos 

Desde Jung, muchos autores, psicólogos y pensadores han identificado un gran número de arquetipos que existen dentro de todos nosotros en algún grado. Mientras que muchos arquetipos son positivos o neutros (por ejemplo, el visionario, el guerrero, el ingeniero, el compañero, el artista, etc.) algunos son destructivos. Cada arquetipo que tenemos dentro de nosotras en algún momento de nuestras vidas ha tenido un propósito. Ya sea para llamar la atención o aceptación como hijos, o simplemente para hacer amigos, cada arquetipo nos ha ayudado de alguna manera. Sin embargo, como adultas muchas de nosotras “crecemos fuera” de ciertos arquetipos. Poco a poco, en vez de beneficiarnos, estos arquetipos en realidad nos minan y hieren. Por desgracia, muchas de nosotras nos acomodamos en torno a estos viejos e irrelevantes arquetipos durante toda nuestra vida. Ignoramos que estos mismos arquetipos están secretamente privándonos de fe, autoconfianza y fuerza de voluntad que necesitamos para experimentar  alegría,  creatividad y paz. Cuanto más consciente de ti misma te conviertas de estos arquetipos, mejor equipada estarás para liberar el poder que tienen sobre ti. Así que ahora la pregunta es: ¿A cuál de los siguientes arquetipos sigues aferrándote?

El adicto 

Otros nombres: adicto al trabajo, a las compras,  al juego, al sexo, glotonería, hedonista 

Las adicciones vienen en muchas formas. Puedes ser adicto a cosas físicas, como alimentos, alcohol, tabaco, drogas, dinero y sexo. Puedes ser adicto a conceptos como la fama, el éxito y la belleza. Y también se puede ser adicto a las emociones como la aprobación, el amor y la aceptación de los demás. Los arquetipos del adicto son lugares dentro de nosotras que cree que las personas, las emociones, situaciones y objetos fuera de nosotras mismas pueden hacernos felices. Desafortunadamente, esto nos priva de nuestro poder personal, y nos hace esclavos de lo que estamos persiguiendo. 

Lección a aprender: Nada fuera de ti puede traerte amor, felicidad, aprobación o aceptación. Eres TÚ quién debe encontrar estas cosas en tu interior para que verdaderamente perduren y te traigan paz. 

El mendigo 

Otros nombres: marginado, vagabundo 

El arquetipo del mendigo dentro de nosotros enfoca la vida desde un lugar de miseria, necesidad y empobrecimiento. Cuando el mendigo está gobernando tu vida, te encontrarás constantemente dependiendo y confiando en los demás tu seguridad, felicidad y bienestar. El mendigo dentro de nosotras está gobernado por la siguiente creencia errónea: “No tengo nada de valor. Necesito de otros para que me ayuden y me apoyen” Por lo tanto, cuando nos acercamos a la vida desde un lugar de pobreza interior, estamos constantemente dándonos impulso a nosotras mismas hacia situaciones que refuercen esta creencia. 

Lección a aprender: Tus pensamientos influyen en tu realidad. Si crees que eres pobre y no tienen nada que ofrecer, tu existencia reflejará eso. Pero por otro lado, si crees que ya eres rica y tienes talento y habilidades para compartir con el mundo, tu existencia también lo reflejará.

El fanático

Otros nombres: perfeccionista, pesimista, obsesivo del control, intolerante

El arquetipo de fanático es tan apasionado como motivado, pero también propenso a la terquedad y la neurosis. Si tu fanático interno está en desequilibrio es posible que seas una persona con una preocupación obsesiva, perfeccionista o controladora. La principal preocupación del fanático es el control. Esto puede crear mucha tensión, problemas de salud y problemas para relacionarse.

Lección a aprender: La única cosa que puedes controlar en la vida es la forma en la que TÚ percibes y te acercas a la vida. No puedes controlar por completo las situaciones externas, y no puedes controlar por completo a otras personas. Darte cuenta de que la vida es más que la seguridad preventiva y el éxito. Aprende a relajarte y permite una mayor espontaneidad en tu vida.

El juez 

Otros nombres: crítico, examinador 

Como seres humanos, nuestro instinto natural es el de juzgar. Juzgamos situaciones para determinar si son peligrosas o no, juzgamos para encontrar personas con nuestros mismos ideales, juzgamos para encontrar claridad y criterio en nuestra vida diaria. Esto es todo natural. Pero a menudo nuestras vidas giran tanto en torno a la mente que descuidamos el corazón. Cuando tu juez interior está desequilibrado siempre estará analizándote y condenándote. El diálogo interno negativo a menudo se vincula considerablemente en jueces internos que no saben cuándo parar. Una de las principales causas de la baja autoestima son los arquetipos de juez que se alimentan de creencias negativas y disonancias cognitivas.

Lecciones a aprender: El juicio es normal pero, ¿está tu auto-juicio perjudicándote más que ayudándote? Recuerda mostrarte a ti misma compasión, bondad, objetividad y perdón – al igual que lo haría un buen juez.

El mártir 

El mártir es un arquetipo dentro de nosotras que anhela desesperadamente la alabanza, la adoración y un sentimiento de autoestima de actos grandiosos de autosacrificio. El mártir a menudo adopta el papel de cuidador y servicial con las necesidades de todo el mundo, excepto con las suyas propias. Sin embargo, cuando nuestro mártir interior no es apreciado lo suficiente por otros, tiende a sentirse culpable y manipulado. En esencia, nuestros mártires interiores son lugares dentro de nosotras que están profundamente heridos. Estos son los lugares en los que se cree que nuestra autoestima proviene de lo que “hacemos” en lugar de lo que “somos” inherentemente.

Lecciones a aprender: No es necesario sacrificar todas tus necesidades, deseos y sueños por los demás con el fin de ser valiosa o digna de ser amada. Ya eres innatamente valiosa y digna de ser amada. Asume la responsabilidad de tu felicidad y aprende a amarte a ti misma sin miedo.

El saboteador

Otros nombres: destructor, asesino en serie, científico loco 

Al igual que todos los demás arquetipos anteriores, el saboteador es una parte natural del ciclo de nacimiento y muerte. Todo en la vida, al final, debe ser destruido para que cosas nuevas surjan. El lado oscuro del arquetipo saboteador es que puede desarrollar un apetito voraz para la destrucción. La auto-destrucción es el problema más grande que el saboteador trae a nuestras vidas. Cuando estamos profundamente heridas y llenas de odio hacia nosotras mismas, el saboteador es como una persona colérica que destruye todo en su camino. Las relaciones, amistades, carreras, la salud, la estabilidad mental – nada se interpone en el camino del saboteador.

Lecciones a aprender: ¿Qué parte de ti siente que no eres digna de libertad, alegría y amor? Explora tus sentimientos más profundos de inutilidad y la forma en que envenenan y socavan tus decisiones en tu vida. Debes aprender a respetar, honrar y amar a la persona que eres.

La víctima

Otros nombres: esclavo

El victimismo nos permite reconocer nuestras heridas, pero cuando nos estancamos en él, nos puede paralizar. El problema más grande que la víctima trae consigo a nuestras vidas es el de repudiar el poder personal que tenemos. Cuando no nos hacemos responsables de nuestra prosperidad, felicidad y satisfacción, nuestra vida parece como una corriente sin fin de miseria. Y la realidad es que no es mucho lo que se puede culpar a los demás por tu dolor o desgracia.

Lecciones a aprender: Deja de culpar a otros por tus fracasos y decepciones. Eres sólo una víctima cuando te haces pasar por una. En lugar de ser una víctima, adopta el papel de luchadora: se trata de un papel con mucho más poder que te permitirá desarrollar una auto-responsabilidad.

 

Cómo recuperar tu confianza y autoestima

Después de haber leído los arquetipos, y de haber identificado tu arquetipo principal (o varios), tendrás que meditar sobre ellos. Pregúntate: “¿Cómo está exactamente este arquetipo influyendo en mis pensamientos, sentimientos y acciones?” Puedes hacer un diario acerca de esto, hablarlo con alguien de confianza, sentarte en soledad con la pregunta, o cualquier otra cosa que te ayude a la introspección.

No debes odiar, destruir o reprimir estos arquetipos en ti. En su lugar, permítete tener una relación pacífica con ellos. Deja que el arquetipo sepa que aprecias el papel que han servido hasta ahora en tu vida, pero que ya estás lista para abandonar esas formas y seguir adelante. Puedes llevar a cabo un ritual o ceremonia para esta última parte si lo desea para así despedirte de él. Si te ayuda, puedes imprimir esta página y así tenerla cerca para volver a releerlo a medida que avanzas a través de ese proceso.

Si estás interesada en saber más sobre los arquetipos, déjame un comentario contándome qué es lo que te interesaría saber y por qué, y escribiré más sobre este tema en próximos artículos.

¡Sigueme en Facebook!